Pis y caca… ¡todo un tema!

Esta tarea requiere estar dispuestos a gastar mucho tiempo animando al cachorro a hacer sus necesidades, aunque no siempre el tiempo que pase enseñándoles será exitoso, porque los cachorros no entienden automáticamente la diferencia entre el interior y el exterior de la casa.

¿CUÁNDO COMENZAR A ENSEÑARLE?
Para entrenar a tu cachorro a hacer sus necesidades afuera, lo ideal es comenzar entre las 6 y 8 semanas de edad. Lamentablemente los cachorros a esa temprana edad aún no han desarrollado el control muscular para tener éxito en su entrenamiento, pero eso no nos impide a empezar a educarlos. Pues la paciencia y algunas órdenes básicas serán nuestros aliados en esta tarea.

SEÑALES QUE QUIERE HACER PIPI/POPO
Para enseñar al cachorro a hacer sus necesidades afuera es necesario identificar las señales que nos muestran. Tambien debe saber que dos momentos fundamentales son cuando se despiertan de la siesta y cuando terminan de comer, en esos dos momentos suelen ir al baño.
Estas son las 3 principales señales que se puede identificar:

  1. Dar vueltas y en cuclillas en un área particular
  2. Estimular una zona en particular
  3. Oler un área en particular una y otra vez

¿COMO ENSEÑARLE ?
Ahora, aquí hay 3 consejos para entrenar a tu perro para que salga afuera y haga sus necesidades:

  • Gritar con firmeza. Antes de que tu cachorro se posicione para hacer pipí o popo, grite con firmeza la orden “fuera” o cualquier orden que prefiera, el perro se sorprenderá y entonces debe correr rápidamente junto con el hacia afuera y esperar a que el cachorro haga sus necesidades.
  • Elogiar al perro si hace sus necesidades afuera. Después de que el cachorro haga sus necesidades afuera es necesario elogiarlo con caricias y con sonidos como ser “buen chico”, “buen perro”, etc.
  • No maltrate a su perro si elimina sus desechos en el interior. Recuerde que toma tiempo para que un perro se acostumbre a salir y hacer sus necesidades en el exterior. También recuerda que los músculos de la vejiga tardan en desarrollarse y que a medida que vaya creciendo el cachorro tendrá más control de sus músculos.

Sea paciente y amoroso. El castigo es cruel y contraproducente. Por último, no frote la nariz de un perro en los residuos eso no ayudará en nada.